Cataratas por traumatismo

Glaucoma de ángulo cerrado

El glaucoma de ángulo cerrado, al que también se denomina glaucoma agudo, es poco frecuente, pero debe ser tratado de forma inmediata, por lo que debe ser considerado como una urgencia médica.

 

CAUSAS

Se produce cuando, ante un cierre angular primario, en el que se estrecha el ángulo que forman el iris y la córnea, el sistema de drenaje del humor acuoso se cierra de forma repentina.

 

No se conocen las causas, pero se han identificado algunos factores de riesgo, además de la edad y el sexo, pues se da más en la mujer que en el hombre.

 

Entre ellos destacan el tener antecedentes familiares de glaucoma, que el tamaño de la cámara anterior del ojo sea menor de lo habitual, ser hipermétrope, estar sometido a una fuerte tensión nerviosa o estrés o el uso de medicamentos anticolinérgicos, simpaticomiméticos, midriáticos o ansiolíticos.

 

SÍNTOMAS

En contra de lo que sucede en otros tipos de glaucoma, en este caso los síntomas se son claramente apreciables desde el primer momento y que serán más intensos cuanto mayor sea la presión intraocular, (PIO):

  • Dolor que se inicia en el ojo y que puede extenderse a la categoría de cefalea e incluso afectar a la nuca y al trigémino. 
  • Alteraciones de la vista, con visión borrosa y percepción de un halo en torno a loas fuentes de luz.
  • Enrojecimiento del ojo.
  • Cambios en la coloración del iris.
  • Endurecimiento de la córnea.
  • Dilatación de la pupila.
  • Náuseas y vómitos.

 

Tratamiento

El tratamiento debe realizar lo antes posible, con criterios de inmediatez, ya que los daños que se hayan podido producir en la retina serán irreversibles.

 

La prioridad es reducir la PIO mediante tratamiento farmacológico. Si no baja la PIO, deberá procederse a la intervención quirúrgica que permitirá restablecer el drenaje del humor acuoso. Si ese tiempo es menor, podrá demorarse una horas.

 

La técnica quirúrgica utilizada en este caso será una iriditomía. Generalmente, esta intervención se realiza en ambos ojos, ya que cuando se produce un glaucoma de ángulo cerrado en uno de ellos lo habitual es que lo haga tiempo después en el otro.

 


CIRUGÍA

La iriditomía es una intervención rápida y sencilla que se realiza ambulatoriamente con anestesia local y en la que se utiliza un láser a través del borde del iris para crear una vía de comunicación entre las cámaras anterior y posterior del ojo, de modo que el el humor acuoso pueda pasar de la segunda a la primera, restableciéndose así el drenaje del mismo.

 

El paciente puede volver a su casa poco después y hacer una vida prácticamente normal, aunque se recomienda no conducir el los dos días siguientes.

Resultados de la operación

La efectividad del tratamiento quirúrgico del glaucoma de ángulo cerrado es altísima y los resultados se aprecian claramente entre las 24 y las 72 horas siguientes a la intervención.


En unos pocos casos puede ser necesaria una nueva intervención, pero por lo general, a pesar de los daños sufridos por el ataque agudo sean irreversibles, la recuperación del paciente es óptima. No obstante, será necesario que se establezca un programa de revisiones periódicas que permitan un seguimiento del estado del ojo.


pídenos cita ahora

Déjanos tus datos

Nos pondremos en contacto contigo

Llámanos por teléfono

O si lo prefieres te llamamos nosotros:

985 240 141

estamos en

Oviedo

Avenida Dres. Fernández-Vega 34 33012, Principado de Asturias (ESPAÑA)

Madrid

C/ Príncipe de Vergara 131, 28002, Madrid (ESPAÑA)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.