conjuntivitis

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, generalmente causada por virus, bacterias o una alergia.

SÍNTOMAS

La conjuntiva se puede inflamar por diversas causas, las más comunes son las reacciones alérgicas tipo alérgia al polvo, al moho, a la caspa animal, a el polen. Igualmente puede verse irritada por la acción del viento, el polvo, el humo y otras clases de agentes que producen polución del aire. También puede irritarse debido a un resfriado común o un brote de sarampión. La luz ultravioleta de una soldadura eléctrica de arco, una lámpara solar o incluso la intensa luz solar reflejada en la nieve pueden irritar la conjuntiva.

 

Esta clase de conjuntivitis puede ser causada por procesos en los que el párpado se tuerce hacia fuera (ectropión) o hacia dentro (entropión), problemas con los conductos lagrimales, sensibilidad a ciertos productos químicos, exposición a sustancias irritantes e infección causada por una bacteria en especial (típicamente la clamidia).

 

​​

 

CAUSAS

 

La conjuntivitis se puede contraer si la persona que la padece ha estado en contacto con manos o toallas infectadas.  Las infecciones pueden tener un origen viral o bacteriano.

 

Este último se produce por una acumulación de bacterias en el ojo que puede proceder de cualquier otra infección producida en alguna zona del organismo.

 

También puede ser una irritación causada por agentes químicos, viento, polvo, humo o cualquier otro tipo de polución ambiental.


Tratamiento

Las causas que ocasionen la conjuntivitis influirán en su tratamiento. Para empezar, deben limpiarse los ojos, quitando las secreciones con un paño limpio, agua hervida tibia o suero fisiológico estéril. También suelen ser útiles las compresas frías y los analgésicos. El tratamiento puede ser la administración de colirio, pomada o gel antibiótico. Para mejorar la conjuntivitis alérgica o vírica, sin embargo, lo más efectivo es el uso de gotas oftálmicas con corticosteroides, que nunca deberán utilizarse en el caso de que la infección se haya producido por herpes, ya que los corticosteroides empeoran la infección.


El tratamiento suele durar una semana: las gotas se administran entre cuatro y seis veces diarias y la pomada o el gel entre dos y tres veces al día. El gel utiliza menos veces en comparación con el colirio y no nubla la vista (lo que sí ocurre con la pomada).


pídenos cita ahora

Déjanos tus datos

Nos pondremos en contacto contigo

Llámanos por teléfono

O si lo prefieres te llamamos nosotros:

985 240 141

estamos en

Oviedo

Avenida Dres. Fernández-Vega 34 33012, Principado de Asturias (ESPAÑA)

Madrid

C/ Príncipe de Vergara 131, 28002, Madrid (ESPAÑA)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.