Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Preguntas frecuentes sobre anestesia en las cirugías oculares más comunes

0

La anestesia es uno de los temas que más dudas genera a un paciente antes de someterse a una cirugía ocular. ¿Qué tipo de anestesia es?, ¿qué va a sentir? o ¿cuánto tiempo durará tras la operación? son algunas de las cuestiones más frecuentes sobre anestesia que se dan respuesta en una consulta oftalmológica previa a una operación. Desde el blog del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega respondemos a las más comunes. ¡Toma nota!

¿Qué tipo de anestesia se hace para una cirugía de catarata?

La cirugía de catarata, así como el implante de ICL o cualquier otro tipo de procedimiento oftalmológico de cualquier subespecialidad (retina, oculoplastia, oftalmología pediátrica, etc.) puede llevarse a cabo bajo anestesia local o general. La elección de la técnica anestésica depende de la cooperación del paciente, de la dificultad quirúrgica, de la duración del procedimiento y de la patología que presente.

La cirugía de catarata, ICL, trasplante de córnea o glaucoma, entre otros, puede realizarse bajo anestesia peribulbar más sedación ligera intravenosa. La técnica del bloqueo peribulbar es sencilla. La cirugía intraocular requiere un bloqueo sensitivo y motor adecuado del ojo y también del párpado. Se realiza inyectando anestésico local en el espacio que rodea el globo ocular (espacio peribulbar). Para ello, se pincha en el párpado superior e inferior evitando el globo ocular, siempre con el paciente sedado previamente para que no note ningún tipo de molestia.

Durante la cirugía, ¿se debe mantener el ojo abierto? ¿Y si lo muevo sin querer?

Con la anestesia peribulbar logramos un bloqueo sensitivo y motor del ojo, por lo que está totalmente insensible, el paciente no presenta dolor y no lo podrá mover voluntariamente. El párpado se mantiene abierto con un aparato que el oftalmólogo utiliza de manera intraoperatoria llamado blefaróstato que mantiene el ojo abierto durante todo el acto quirúrgico. Al terminar la cirugía, el paciente sale con el ojo tapado hasta el día siguiente que se lo descubrirán al hacer la cura evitando de esta manera cualquier lesión en el ojo operado por tenerlo anestesiado. La anestesia dura unas dos ó tres horas tras la operación.

¿En qué casos se realiza anestesia general en la cirugía oftalmológica?

Normalmente con anestesia local y sedación se pueden realizar la mayoría de las cirugías oftalmológicas. Con la sedación, el paciente entra en un estado de semiinconsciencia y relajación, pero con capacidad de colaborar en un momento dado si fuera necesario. La cooperación del paciente y la ausencia de movimientos de la cabeza son de gran importancia para el éxito de esta técnica. Los pacientes que presentan enfermedad mental, psicosis o discapacidad o que sean incapaces de permanecer quietos, debido por ejemplo a tos crónica, claustrofobia o en el caso de niños pequeños puede que no sean considerados adecuados para anestesia local. En ese caso, se precisaría anestesia general.