Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Láser de Argón: qué es y cuáles son sus ventajas

0

1. ¿Qué es el láser Argón y desde cuándo se utiliza en oftalmología?

El LASER (Light Amplification by Stimulates Emission of Radiation) es un dispositivo que utiliza un efecto de la mecánica cuántica para generar un haz de luz coherente tanto temporal como espacialmente. En otras palabras, el láser no es más que luz altamente organizada que permite administrar en un punto concreto una cantidad de energía determinada. Gracias a que muchas estructuras del ojo son trasparentes, el láser es una excelente herramienta terapéutica.

En oftalmología se desarrolló en la década de 1960 y comenzó a utilizarse a finales de dicha década, aunque fue A. Einstein en 1915 quien estableció los fundamentos para, entre otras cosas, el desarrollo de los láseres.

El láser de Argón emite luz con una longitud de onda determinada (488-514 nm) que absorben la melanina y la hemoglobina. Su acción es térmica y provoca una quemadura en los tejidos que deja una cicatriz.

2. ¿En qué patologías se utiliza el láser de Argón?

Fundamentalmente en patología retiniana.

2.1.- Profilaxis o prevención del desprendimiento de retina: en algunos tipos de lesiones retinianas periféricas que corren el riesgo de romperse y dar lugar a desgarros retinianos, así como en los propios desgarros o roturas de la retina sin desprendimiento o con mínimo desprendimiento de la retina.

Se realiza una barrera con 2-3 hileras de impactos de láser alrededor para que al cicatrizar evite que se desarrolle un desprendimiento de retina o para que no avance el desprendimiento.

2.2.- Otras de las indicaciones más importantes son las retinopatías por falta de riego y proliferativas ya sean secundarias a diabetes o a trombosis vasculares: en estos casos el mecanismo de acción se basa en fotocoagular las áreas de retina sin riego que pueden dar lugar al desarrollo de vasos sanguíneos anormales que es la complicación más grave en el transcurso de una retinopatía diabética y en algunos casos de obstrucciones venosas que pueden llevar a la ceguera. Dependiendo de la superficie a tratar se realizan entre 1 a 3 sesiones.
Mucho menos frecuente es el uso del láser Argón en el caso de algunos tumores retino-coroideos o en inflamaciones vasculares.

2.3.- Finalmente, el láser de Argón se puede utilizar para disminuir la tensión ocular en algunos casos de hipertensión ocular o glaucoma. Se realiza una trabeculoplastia que consiste en dar entre 90 y 180 impactos en la malla trabecular, estructura por donde se filtra el humor acuoso (líquido del ojo). Al cicatrizar facilita su salida y por lo tanto disminuye la tensión ocular.

3. Preparación

Cuando hay que tratar la retina es necesario dilatar la pupila con colirios específicos, llamados midriáticos. Para realizar la trabeculoplastia hay que contraer la pupila con un colirio miótico (Pilocarpina). En ambos casos para realizar el tratamiento es necesario instilar (echar gota a gota) un colirio anestésico para colocar sobre la córnea el modelo de lente adecuada en cada caso. De esta forma, podemos acceder y visualizar las estructuras a tratar.

4. ¿Es doloroso?

Primero debemos destacar que cada individuo tenemos un umbral para el dolor. El dolor se describe como pinchazos o punzadas justo en el momento del impacto. En la retina hay zonas concretas donde los impactos pueden doler. Normalmente en la malla trabecular el láser no suele doler. El dolor es puntual y no se extiende en el tiempo.

5. Precauciones después del tratamiento con Láser de Argón

Tras el tratamiento se prescribe un colirio combinación fija de antibióticos y antinflamatorio corticoideo por un período entre 4-10 días, según la estructura tratada en una pauta de 3 veces al día.
Cuando se tratan desgarros retinianos es necesario no realizar esfuerzos físicos ni movimientos bruscos por un período de 10-20 días pues es el tiempo que tardan los impactos en cicatrizar y por lo tanto en formar una barrera protectora. En los casos de degeneraciones retinianas, retinopatías por falta de riego y trabeculoplastia es aconsejable un cierto reposo como no hacer deporte durante unas 48 horas.

6. Riesgos y complicaciones

En general son muy poco frecuentes y tiene una incidencia muy baja. En los tratamientos sobre la retina puede aparecer deslumbramientos, dolor (ya fue comentado), inflamación, hemorragias, hipertensión ocular… En la trabeculoplastia puede aparecer una hipertensión ocular transitoria o permanente, inflamación del iris, pequeñas hemorragias, visión borrosa…