Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Qué son los tumores palpebrales y su tratamiento

1

Los distintos tejidos oculares pueden desarrollar un tumor en algún momento de la vida. Existen diferentes tipos:

-Tumores palpebrales.

-Tumor conjuntival.

-Tumores intraoculares.

-Tumores orbitarios.

En este post hablaremos de los tumores palpebrales. Son lesiones de los párpados que aparecen como irregularidades o bultos. En ocasiones pueden confundirse con otras patologías, como un orzuelo que es una infección de una pequeña glándula que se encuentra en el interior del párpado (glándula de Meibomio) o un chalación que es un orzuelo ‘enquistado’.

Tipos de lesiones

Las lesiones pueden ser pigmentadas o no pigmentadas y, según su estirpe histológica, benignas o malignas.

Cuando hablamos de tumores palpebrales normalmente son benignos, pero en ocasiones pueden ser malignos con una gran capacidad de diseminación, tanto local como a distancia. La única vía para determinar con seguridad si un tumor es maligno o benigno es examinar el tejido con el microscopio a través de una biopsia y su estudio anatomopatológico.

En líneas generales, las lesiones benignas suelen permanecer sin cambios en color y tamaño durante mucho tiempo, (salvo cuando es un proceso infeccioso agudo), y en el caso de las malignas pueden aparecer en poco tiempo semanas o meses, pueden picar, doler o sangrar, aunque también pueden ser totalmente indoloras.

El tratamiento de los tumores palpebrales

El tratamiento es variable dependiendo del origen. Cuando se trata de tumores benignos, sin crecimiento ni cambios en la coloración se puede solo observar o eventualmente extirpar, con fines estéticos.

En los tumores malignos, el tratamiento en la mayor parte de las veces es quirúrgico. Dependiendo del tamaño del tumor se puede realizar la cirugía en un solo acto o en caso de ser de gran tamaño se utilizan técnicas más complejas utilizando injertos de piel y/o conjuntiva que precisan más de un tiempo quirúrgico. En ocasiones, se puede asociar a quimioterapia tópica intraoperatoria y/o postquirúrgica.

En el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega se realizan con éxito todas las semanas operaciones para eliminar estas lesiones.

El tratamiento se lleva a cabo con anestesia local y sedación endovenosa, salvo que el paciente sea un niño pequeño o no colabore correctamente en cuyo caso sería con anestesia general.