Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

El plasma rico en factores de crecimiento (PRGF) y sus beneficios para la regeneración del tejido ocular

0

El Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF) está formado por factores de crecimiento, son un conjunto de proteínas presentes en el plasma y en las plaquetas de nuestra sangre, que desempeñan una función esencial en los procesos de reparación y regeneración de los tejidos.

El PRGF es considerado un medicamento según la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPs). Se elabora a partir de la sangre del propio paciente, tras una consulta médica y la prescripción por uno de nuestros doctores.

La elaboración del PRGF se lleva a cabo por enfermeros especializados bajo la supervisión del Servicio de Farmacia Hospitalaria de nuestro centro.

La preparación del mismo se realiza con un Kit comercializado por BTI, con el pertinente marcado CE de la Unión Europea, como producto sanitario. Cumpliendo todos los requisitos de calidad y seguridad exigibles para este tipo de medicamentos.

Los pasos a llevar a cabo para la elaboración son:

  • Extracción de sangre al paciente.
  • Centrifugación.
  • Activación de las plaquetas con cloruro cálcico.
  • Envasado.

El envasado final se presenta en monodosis, cuya estabilidad en el congelador (-20°C) y sin abrir es de 6 meses desde su elaboración. Una vez abierta la monodosis, tiene una estabilidad de 3 días y puede conservarlo a temperatura ambiente (<25ºC) o refrigerado (2-8ºC), siendo preferible esta última opción si es posible.

En el ámbito clínico el colirio de PRGF ha mostrado recientemente ser eficaz y seguro en el tratamiento de patologías de la superficie ocular de distintas etiologías, como ojo seco, mejorando el índice de enfermedad de la superficie ocular, la agudeza visual y la severidad y frecuencia de los síntomas percibidos por los pacientes. Incluso en casos refractarios al tratamiento con suero autólogo.

En Oftalmología se ha utilizado ampliamente en pacientes con síndrome de ojo seco, en la enfermedad de injerto contra huésped, defectos epiteliales persistentes, quemaduras, úlceras corneales o perforaciones corneales, síndrome post-LASIK y en pacientes con problemas de superficie ocular secundarios al tratamiento necesario para el glaucoma.

Si deseas saber más sobre el tema, puedes consultar estos enlaces de investigaciones científicas en las que han participado doctores de la Fundación de Investigación Oftalmológica del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega: