Con la llegada de la perimenopausia, revisa también tu salud ocular - Instituto Oftalmológico Fernández Vega

Con la llegada de la perimenopausia, revisa también tu salud ocular

17/11/2015
Según aconseja el doctor Jesús Merayo, especialista del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, patologías como el síndrome de ojo seco están muy relacionadas con los cambios hormonales que se dan durante el periodo de transición a la menopausia.

“Muchas mujeres desconocen que los cambios hormonales que se dan en su cuerpo durante la perimenopausia también pueden afectar a su salud visual. De hecho, enfermedades como el síndrome de ojo seco están muy relacionadas con la llegada de esta nueva etapa en la vida de la mujer, por lo es muy importante que a partir de los 45 años ésta incluya entre sus cuidados la revisión periódica de sus ojos”. Así lo afirma el doctor Jesús Merayo, profesor de la Universidad de Oviedo e investigador del Instituto Universitario Fernández-Vega, con motivo de la celebración mañana domingo del Día Mundial de la Menopausia.

 

Llamada también premenopausia, la perimenopausia es el periodo de transición natural hacia la menopausia. “Es la etapa de la vida de una mujer en la que empieza a disminuir la reserva ováricay aparecen irregularidades en el ciclo menstrual. Suele presentarse alrededor de los 45 años de edad y su duración media suele ser de 4 años”, explica el doctor.

 

Es precisamente la disminución hormonal la que provoca una alteración en el estímulo de la secreción de todas las mucosas (respiratoria, digestiva, vaginal, etc.) en el organismo de la mujer, modificando también la cantidad y la calidad de película lagrimal. “Como consecuencia de la menor secreción de lágrimas, la mujer puede empezar a sentir molestias en los ojos, a tener sensación de arenilla, sensación de cuerpos extraños, pesadez de ojos, ojos cansados... una sensación seca, áspera y persistente que no tenía antes de empezar con las alteraciones hormonales”, afirma este especialista del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega.

 

Descartar otras posibles patologías

El síndrome de ojo seco afecta a casi al 30% de la población, en su inmensa mayoría mujeres, y si bien está muy relacionado con los cambios hormonales de la perimenopausia y suele aparecer coincidiendo con esta etapa de la vida, también puede deberse a otras circunstancias. Es por ello que el doctor Merayo insiste en la necesidad de que, sobre todo a partir de los 45 años, la mujer revise periódicamente su salud ocular. “Esto ayudará a verificar si se padece un Síndrome de Ojo Seco y a descartar posibles patologías concomitantes que, como algunas enfermedades tiroideas y otras autoinmunes como las reumáticas o patologías como la fibromialgia o la fatiga crónica, puedan precipitar o provocar esta alteración ocular”, explica. Y es que estas enfermedades provocan por sí mismas que quienes las padecen tengan menos secreción de lágrima, lo cual, unido a la etapa perimenopáusica en la mujer, “puede provocar que pacientes que nunca antes habían tenido síntomas de ojo seco, los tengan a partir de los 45 años”.

 

Otros factores que pueden agravar el síndrome de ojo seco son, por ejemplo, la ingesta de medicamentos como algunos tranquilizantes y reguladores gastrointestinales o el abuso en el uso de lentes de contacto o de colirios vasoconstrictores. “Todo ello también puede precipitar que un ojo por lo demás sano, al llegar a la perimenopausia, empiece a padecer el síndrome de ojo seco”.

 

Algunos consejos para prevenir el ojo seco

Además de la revisión periódica de su salud ocular, y de cara a prevenir el ojo seco, el doctor Merayo aconseja que la mujer se proteja con gafas del viento y el sol siempre que realice actividades al aire libre; cuidar la posición del cuerpo, descansar la vista de vez en cuando y no olvidarse de parpadear para estimular la secreción de la lágrima si se trabaja delante de una pantalla de ordenador; o resguardar los ojos de forma adecuada cuando se tengan que utilizar productos como el amoniaco o la lejía “de igual forma que nos ponemos mascarillas o protegemos otras partes de la piel ante la presencia de tóxicos”. También es muy importante cuidar la cantidad y calidad del sueño. “Si no tenemos un sueño de calidad y una cantidad de horas de descanso suficientes no entramos en la fase REM, que actúa como masaje regenerativo de la superficie ocular para disminuir el riesgo de enfermedades oculares”, explica el doctor Merayo.

Para finalizar, este experto recuerda la necesidad de cuidar también la delicada piel de la zona de los párpados frente a enfermedades como la rosácea o la psoriasis. “La mitad de los pacientes que se quejan de ojo seco tiene problemas en la piel de los párpados, por ello es muy importante cuidarla de forma especial cuando se vaya a entrar en la fase de la menopausia. Este cuidado consiste fundamentalmente en desmaquillarse de forma correcta o hacer una buena limpieza de cara y párpados incluso aunque no se maquillen. El proceso de higiene de los párpados se puede protocolizar con calor local, masaje y limpiar la superficie ocular al levantarse y acostarse. Esto debe ser así sobre sobre todo en las usuarios de lentes de contacto y las pacientes que tienen algún tipo de enfermedad dermatológica”, concluye.

pídenos cita ahora

Déjanos tus datos

Nos pondremos en contacto contigo

Llámanos por teléfono

O si lo prefieres te llamamos nosotros:

985 240 141

estamos en

Oviedo

Avenida Dres. Fernández-Vega 34 33012, Principado de Asturias (ESPAÑA)

Madrid

C/ Príncipe de Vergara 131, 28002, Madrid (ESPAÑA)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.